Protege tu colchón

Protege tu colchón

 (0)    0

  Guías y manuales

A la hora de comprar un colchón son muchas las dudas que nos pueden asaltar como hemos comentado anteriormente, dudas en torno al tipo de material que vamos a querer para nuestro colchón, dudas entre las distintas firmezas de colchón, dudas de qué tamaño elegir el colchón y así hasta un largo etcétera pero, sin embargo, hay un común denominador en cualquier comprador, que, sea cual sea el colchón que finalmente compremos, este nos dure el máximo de años posibles y, a ser posible, en las más óptimas condiciones.

Con este objetivo en mente la mayoría de las personas se inclinan en comprarse un colchón de excelente calidad, en otras palabras, un buen colchón nos da la seguridad de una larga vida útil. Sin embargo, aunque esto es cierto, en Dormia queremos recordaros que hasta el mejor de los colchones puede verse afectado y perder esa larga vida útil si nos olvidamos de proteger el colchón como es debidamente.

Pequeños gestos del día a día convertidos en costumbre y rutina harán que nuestro colchón y nuestro equipo de descanso, en general, permanezcan en mejor estado y durante mucho más tiempo. Algo tan simple como airear el colchón cada mañana durante al menos unos 20 minutos, aspirar nuestro colchón y su base con una aspiradora cada mes y voltear el colchón tantas veces como el fabricante nos lo indique son sólo algunas de las cosas que nuestro colchón y, por consiguiente, nuestro bolsillo nos agradecerá.

Lógicamente y como se suele decir, “no solo de pan vive el hombre” y en el caso de los colchones hay que tener una protección extra, además de las indicadas, para aquellos agentes externos como puede ser, entre otras cosas, nuestra propia sudoración mientras dormimos.

Es aquí donde entran en juego las fundas para colchones, un elemento que debemos concienciarnos en usar tanto como la importancia que le damos al uso de sábanas. Una funda de colchón nos va a ayudar a proteger nuestro colchón tanto de nosotros mismos como, a su vez, ella nos protege a nosotros de elementos como los ácaros y posibles alergias, de ahí la importancia del uso de una funda de colchón impermeable pero que permita una correcta transpiración.

Además, el uso de un protector de colchón, aparte de ser una de las mejores prácticas para que nuestro colchón permanezca en excelentes condiciones, es un arma infalible cuando en casa tenemos a niños pequeños que, como todos sabemos, durante la noche y hasta una edad un poco más avanzada pueden sufrir pérdidas de orina que no sólo causa manchas en el colchón sino que la humedad puede llegar a producir la aparición de hongos.

Por último, nos dejamos la opción estrella en muchos casos, el uso de un cubre colchón que, además de proteger nuestros preciados colchones como lo haría una funda de colchón, nos ayuda a mejorar la sensación de confort de nuestra cama haciendo, por ejemplo, de un colchón duro un colchón con menor firmeza. 

 

 (0)    0

Los comentarios están cerrados para este post
Copyright Dormia ®2021 I.R. JORDA, S.L.U Todos los derechos reservados