Colchones de látex

Los colchones de látex son colchones con larga experiencia en el mercado del descanso. El látex es la resina de un árbol pero no todos los colchones de látex tienen esta resina en su composición. Algunos colchones de látex son de origen sintético o una mezcla de sintético y natural. Esta mezcla consigue alargar su vida útil, reducir su coste y aumenta ligeramente la firmeza de los naturales 100%.

La normativa dice que un colchón se puede denominar LATEX NATURAL cuando su composición está formada por al menos un 80% de látex natural.

Nuestros colchones cumplen la premisa de ser látex 100% y no estar combinados con bases de poliuretano u otros materiales.

¿Debo comprar un colchón de látex?

Son colchones de gran elasticidad y firmeza media, se adaptan perfectamente al cuerpo, transpiran, son fáciles de limpiar y, con un correcto mantenimiento, son resistentes a la aparición de moho y bacterias.

Proporcionan una agradable sensación de relajación completa. Altamente recomendados para aquellos que no soportan los colchones duros y les gusta la adaptabilidad y acogidas altas.

Antes de comprar este tipo de colchón, debes tener en cuenta que requieren ciertos cuidados para garantizar sus propiedades mucho tiempo. Es conveniente que se volteen mensualmente tanto de cabeza a pies como dándoles la vuelta por completo.

Existe la leyenda de que los colchones de látex dan calor, pero no es para nada cierto. Algunos fabricantes incorporan fundas de baja calidad (con tejidos de poliéster, etc…) que son los culpables de no absorber la humedad ni de transpirar como deberían.

En Dormia, llevamos un intenso control en la fabricación de nuestros colchones y por ello te ofrecemos colchones de látex baratos pero de muy alta calidad.

Este tipo de colchón debe tener una base multiláminas para aumentar el flujo de aire y reducir la posibilidad de aparición de moho.

Es recomendable el uso de protectores de colchón pero nunca con plásticos que no sean transpirables.

Seguir leyendo